Capitulo 9.- El hijo del joyero:

Un día mi abuela vino diciendo que la prima había echado un novio, un hijo de joyero, que buen partido, para mi lo quisiera… pero cuanta tontería!!!
Digo yo que si el tío hubiese sido mecánico a mi abuela no le habría hecho tanta ilusión, lastima que la relación no durase demasiado, hubiese sido el primo del joyero.
Siempre me ha hecho gracia la importancia con que alguna gente habla de la profesión de otros como si le fuese a dar de comer a el. Tengo un amigo que es jefe de tal y de cual, ¿Paga tu hipoteca?
De todos modos, mas vale ser feliz que rondar cien años, cuando alguien se empareja por interés pasan estas cosas. Aparte que un joyero ahora mismo por lo que vemos en las noticias es como un saco de boxeo de las hostias, no se si tiene algún aliciente ser robado día si y día también, vamos que en cuatro días cobran peligrosidad y toda la hostia.
Moraleja: Pásalo bien y no mires con quien.

1 comentario:

David Mayer dijo...

Esta es una historia que me suena mucho. Las abuelas se creen que la nena tiene la vida solucionada por casarse con alguien con pasta... Nada mas lejos de la realidad.
Le tienen que pedir hasta el ultimo céntimo, las putean hasta que no aguantan y se van solas y humilladas. Estoy seguro que si es por casarse por interes, de otros lados sacaran mas. Coincido con lo repugnante de casarse por interes. Hasta casarse es feo... asi que por interes ya me diras.