Capitulo 17.- el cochecito de fardar:

No dejas nunca de asombrarte como un criajo con la L te pasa con el flamante BMW de papi, si empiezas teniendo un BMW esta claro que nunca probaras a conducir una furgoneta o un forito eso seria rebajarse. La mitad terminan estampándolos antes de que pase un año y la otra mitad tuneandolo, que dependiendo de que marcas debiera ser un delito.
En un viaje que hice era curioso y si hacéis un viaje largo fijaros, los Audi y los BMW nunca pueden ir mas despacio que tu, la mayoría de la gente que te adelanta podrías asegurar con los ojos cerrados que van a llevar una de estas marcas, acertarías en un 80%. También deben ser luego los que mas galletas tienen… pero eso no es un dato relevante.
Luego están las típicas marcas del caprichito, la niña pija que quiere el escarabajo porque cree que le da un toque neohippie o algo así, o el niñato que quiere un mini porque tiene unos acabados divinos, luego claro, ahí no echa un polvo ni queriendo, calla que le den las piernas para conducir.
Y ahora esta la moda tunning, que aunque no lo quieran reconocer es una forma mas de ser un pijo, o de querer serlo. A ver hijo de dios, si tienes pasta para ponerle tonterías al coche viejo de papa, cómprate un coche bueno. Y si tienes un coche bueno, no lo jodas.
Moraleja: Si bebes no conduzcas (Steve Wonder).

1 comentario:

David Mayer dijo...

Estos pijos tambien crecen, se casan con la novieta de "siempre" o sea la hija tonta del rico del pueblo, y sientan cabeza. Al final trabajan, sí... en un puestito que les consigue un tio por favores familiares de administrativo en una anticuada "empresa" con olor a orin de gatos o de bancario mal pagado. Pero el nivel no parecen perderlo. Mantienen la linea exteriormente, puteando como pueden al prójimo hasta llegar a directorcillo de banco y denegar creditos a las personas trabajadoras pa darselas a los amiguetes del squash.