Capitulo 3.- La niña mona

Las hay de dos tipos, esta la niña mona y la que es una mona, en cualquiera de los dos casos no esta justificado lo que la tía gasta en cosméticos, si es mona para que los quiere y sino lo es, para que los quiere, hija, con la pasta que te gastas: corporación dermostetica o la eterna amiga de la guapa.
Siempre te miraran por encima del hombro, no tienen pensado conocerte o saber quien eres, simplemente si no les vales no estas en su mundo. Si bien pensaste ligártela olvídalo ella no te mirara porque no puedes mantenerla, luego les dirá a sus amigas que se caso por amor pero no dejara de hablar de la pasta que pelecha el susodicho. Es todo un montaje, ahora sino le haces ni caso tendrá curiosidad y si eres un macarra guarro siempre podrás ligar con una ocasionalmente cuando se pongan pedo, buscando sexo de verdad y no tengan en mente su principal objetivo: un tío pudiente que les garantice un nivel de vida como el de sus papa, si, el de antes, el que tenia una empresa de importación.
Como comodín te queda la otra la que gasta a lo tonto su dinero en maquillaje, ya que no engaña a nadie. Posiblemente la tia sea una jodida frustrada y cuando te arrimes a la guapa será la borde que intente hacerse la interesante siendo borde, no trates de quitártela de en medio cebándote con ella, eso solo hará que se recree, estarás alimentando su ego. Trata de sacar un tema de conversación, no se, como ya aprendimos anteriormente, quizás te funcione hablarle de tu viaje a Londres, ya sabes que todos tarde o temprano pasan por allí, seguro que en un intento de hacerse la guay entablas conversación con la gorda que es la amiga de la guapa, no olvides nunca esta táctica. Amiga gorda y frustrada, amiga de la guapa.
Moraleja: La chica mona tiene vicios muy caros, no te conviene.

No hay comentarios: